No sin mi perro

Los que somos propietarios de animales nos encontramos con el dilema de qué hacer
con el pobre animal cada vez que nos vamos de vacaciones. Una opción es dejárselo
a algún familiar o amigo. Otra, pagar por uno de esos nuevos “hoteles caninos”
tan de moda últimamente. Quizás podamos llevarlo con nosotros si el viaje es en
coche y el lugar donde nos alojamos nos lo permite, pero... ¿qué sucede cuando este
viaje es en avión y no queremos recurrir a ninguno de las soluciones anteriores?

Cuando nuestro cliente viaja en avión con su perro/gato/pájaro, los agentes de viajes debemos debemos informar a la aerolínea de que el pasajero viaja acompañado. Pero una cosa conviene dejarla clara: no todas las compañías aéreas permiten viajar con animales, y las que lo permiten casi siempre tienen una limitación en cuanto al número de mascotas que  pueden ir a bordo.

Los animales puede viajar de dos maneras: en la propia cabina del avión o en la bodega, en una zona especialmente habilitada. En cabina sólo se pueden transportar animales con un peso total (transportín más animal) inferior a los 8kg, aunque los datos pueden variar según la normativa propia de cada transportista. Para solicitar poder llevar en la cabina a nuestro pequeño amigo deberemos realizar la siguiente transacción:

SR PETC NN1-DOG 8KG 15X50X25/S2/P1 (S2: segmento para el que se solicita el servicio; P1: nº que ocupa el pasajero).

Si el animal pesa demasiado, no hay más espacio disponible para animales en cabina o, simplemente, preferimos que el animal vaya en bodega, la transacción a realizar es:

SR AVIH NN1-CAT 15KG 60X80X40/S2/P1 (S2: segmento para el que se solicita el servicio; P1: nº que ocupa el pasajero).

Una vez realizada la petición (tanto si hemos solicitado que el animal viaje en bodega como en cabina), ya sólo nos queda cerrarla mediante ET/ER. Después será necesario esperar la respuesta de la aerolínea indicando si hay espacio disponible (KK significa confirmado y UC, denegado). La contestación nos debería entrar en las horas siguientes a la cola número 1 (la de confirmaciones).

A continuación, confirmamos con ETK/ERK el servicio.

Pero… ¿qué ocurre cuando el animal no es un perro ni un gato ni un pájaro, sino un hurón, un lagarto o un pez, por poner algún ejemplo? En ese caso, os aconsejo que os pongáis en contacto con la aerolínea porque muchas de ellas no aceptan según qué tipo de animales.

Tened especial cuidado también con las políticas de transportes de animales en cada país. Las mascotas viajeras necesitan un pasaporte sanitario y en países como Reino Unido un perro o un gato debe pasar una cuarentena antes de poder entrar en el país. Hay que tener este tipo de información muy presente antes de solicitar a la aerolínea el servicio de transporte de animales para que vuestro cliente no se lleve ninguna sorpresa de última hora.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s